Gente

Por: Norges C. Rodríguez Almiñán

¿Oye socio tu no serás de la gente?

Hace unos días un amigo me hizo la pregunta medio en broma y medio en serio. Yo que como buen cubano todo lo tiro a choteo pues le seguí la rima y sonriente le dije que no sabía de que me hablaba.  Él me aclaró luego: me refiero a “esta gente”, estos que se la pasan vigilando para saber lo que uno dice y piensa.

Mi amigo me hizo un listado de motivos por los cuales el creía pertenecía yo a “esta gente”:

1. Tienes un blog, desde una empresa estatal con una conexión pagada por el gobierno (esto me recuerda algo) y de vez en cuando hablas mal de ese mismo gobierno.

2. No te has reunido con Yoani aun, pero te he visto en fotos con blogueros izquierdosos que no regalan ningún elogio a los actuales gobernantes del país.

3. Luego te vi en otras fotos con gente de la OTAN, en un evento lleno de diplomáticos, de opositores que “esta gente” llama mercenarios, con los izquierdosos de nuevo y la prensa extranjera (imagino que había unos cuantos de “esta gente” también). Y nada de nada.

4. Fuiste al Consejo de los Derechos Humanos, con el miedo que “esta gente” le tiene esas dos palabritas y nada.

5. Metiste una peticioncita en una plataforma imperialista, alguna de “esta gente” chilló, salió en dos medios que “esta gente” también llama mercenarios y pagados por el imperialismo (norteamericano) y sigues ahí, en la misma empresa estatal socialista de “esta gente”.

6. También me dices que nunca te ha ido a visitar nadie, ninguna de “esta gente” y ya llevas un año y pico en la bobería esa.

Después de esas plecas enumeradas (he visto por estos días que están de moda entre la gente que escribe de verdad) quedé algo preocupado. Yo mismo no había notado que sí, que efectivamente tenía todas las papeletas para parecer de “esta gente”. Al principio me inquieté por lo que podían pensar las otras gentes si creían que yo era de “esta gente” (parece trabalenguas). Pero luego me dije que la cosa es poco a poco y que sería bonito, deseable, loable y mil adjetivos mas, que “esta gente” aprendiera que es totalmente normal que la gente haga dentro del marco de la ley lo que le dé su real gana y por otro lado que las demás gentes abandonen la paranoia y las sospechas hacia su propia gente. Después de tantos años de gentío atrincherado es difícil, lo sé, pero al final somos la misma gente, yo, tú, no sé por qué piensas tú, en fin el mar. Bueno evidentemente sintonicé una emisora de poesía en la oración anterior. Eso me recuerda un programa de radio que ha escuchado tanto una gente como la otra.

¡Que gente caballero pero que gente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s