Entrevista a Daniel Sepulveda en Oncuba

Estándar

IMG_5544

Hace unos días Taylor y yo fuimos invitados a una cena con una delegación de funcionarios del gobierno de Estados Unidos de América, académicos y empresarios de ese país, vinculando al mundo de las TIC, que visitaban la isla para dialogar con las autoridades cubanas. A la cena también fueron invitados algunos jóvenes emprendedores que se dedican al desarrollo de aplicaciones para móviles y sitios web. Entre los integrantes de esta delegación estuvo Daniel Sepulveda, que se desempeña en el cargo de Subsecretario Adjunto de Estado y Coordinador para la Política Internacional de las Comunicaciones y la Información de Estados Unidos de América y que visita por segunda vez nuestro país. También integró esta delegación Tom Wheeler, Presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones. Con ambos funcionarios, Daniel y Tom, tuvimos el placer de conversar durante casi 3 horas sobre las nuevas tecnologías, la informática y las telecomunicaciones, pero también sobre la política internacional y el histórico proceso de deshielo de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos de América.

De lo conversado en esa cena pienso escribir en otro momento, pero hoy quiero compartir con los lectores del blog una excelente entrevista que le realizara, para OnCuba, la profesora Milena Recio a Daniel Sepulveda con motivo de su visita. 

Considero que este es el momento preciso de dejar atrás la desconfianza y aprovechar esta oportunidad para desarrollar este sector en nuestro país. Hoy el acceso a las nuevas tecnologías juega un papel transversal en el desarrollo de las economías y de las sociedades, negar esto y no darle a este tema la prioridad que se merece, es como pretender desarrollar un país, en la primera década del siglo XX, sin electricidad y sin ferrocarril. 

Es probable  que dar este paso suponga retos para quienes gobiernan el país actualmente, porque además de ayudar en la esfera económica, es evidente que esto tendrá un impacto positivo en temas como la participación ciudadana, el acceso a la información, la redición de cuenta o la libre expresión.  Pero esa situación lo único que demuestra es que el “upgrade”  que necesitamos no es solo tecnológico, que vamos a requerir que se actualicen también los modos en los que se gobierna y que estos, al igual que los niveles de penetración de Internet,  se parezcan mas a los de otras latitudes.

Aquí va la entrevista:

Daniel Sepúlveda: “Un cable entre Miami y La Habana ayudará a sanar”

Daniel_Sepúlveda-66-755x490

Daniel Sepúlveda, subsecretario adjunto de Estado y coordinador para la Política Internacional de las Comunicaciones y la Información de los Estados Unidos. Foto: Alain L. Gutiérrez Almeida

Por Milena Recio

Esta ha sido su segunda visita a la isla. Daniel Sepúlveda, subsecretario adjunto de Estado y coordinador para la Política Internacional de las Comunicaciones y la Información de EE. UU., es uno de los pioneros de la normalización entre Cuba y EE. UU. Hace casi un año encabezó la primera delegación de su gobierno comisionada para dialogar sobre telecomunicaciones con las autoridades cubanas.

No por casualidad este tema consiguió un punto priorizado en la agenda bilateral. Ambos países tienen mucho interés en estos asuntos, aunque al parecer desde perspectivas distintas. No obstante, dan la impresión de saber que están llamados a conseguir resultados. El público tiene una gran expectativa y espera transformaciones rápidas. Solo la cuarta parte de la población cubana tiene acceso a redes, según cifras oficiales, y predominan conexiones lentas. Pocos cubanos pueden conectarse a Internet desde sus residencias.

Al finalizar aquel primer encuentro en 2015, el gobierno cubano declaró que se exploraron formas de “implementar las modificaciones a la aplicación del bloqueo en materia de telecomunicaciones y las restricciones que aún se mantienen en vigor”. En la Isla se insiste en que los problemas de infraestructura y falta de financiamiento del sector son consecuencia directa del bloqueo económico de EE. UU. contra Cuba.

Sepúlveda, por su parte, recordó que hace un año, en la mesa de diálogo, se abordaron “los cambios regulatorios y legales que habíamos hecho” a pocos meses de la decisión ejecutiva de normalización con Cuba.

“Explicamos nuestro sistema de gobierno y nuestra estructura legal para el intercambio comercial, particularmente en tecnologías y telecomunicaciones, con el objetivo de que las entidades comerciales cubanas —en este caso ETECSA— y las entidades de telecomunicaciones y tecnología de EE. UU. trabajaran juntas para conectar al pueblo de Cuba al Internet global.”

Casi 12 meses después, Sepúlveda ha regresado a La Habana con los mismos propósitos. Vino acompañado esta vez, no solo por funcionarios de relaciones internacionales de su gobierno, sino también por académicos, el líder de una asociación de compañías de tecnología y telecomunicaciones, dos ejecutivos empresariales y Tom Wheeler (D), presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés).

Continuar leyendo

Sociedad civil y TIC en Cuba

Estándar

Foto del Autor

Convención “Informática 2013”, Palacio de la Convenciones. La Habana, Cuba .Foto: Norges C. Rodríguez Almiñán

 

Por Norges C. Rodríguez Almiñán

En un post anterior compartí algunas ideas sobre la migración de profesionales cubanos del sector de las Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones (TIC), a partir del análisis de un post publicado en el blog El Catalejo de Rami.

Una de las ideas finales de aquel post estaba relacionada con la necesidad que tienen estos profesionales de poseer mecanismos que le permitan transformar su realidad. En esa oportunidad prometí que en el próximo abordaría el tema de la participación ciudadana vinculada a este campo, sobre todo en lo relacionado con la elaboración de políticas y agendas que propicien que Cuba alcance niveles de desarrollo en el mundo digital, cercanos a la media mundial.

Ramón, en su texto menciona a la Unión de Informáticos de Cuba. Esta es una organización de reciente creación (2015), de la que en el sitio web del Ministerio de Comunicaciones  se dice:

“(…) La Unión de Informáticos de Cuba (…) es una organización social de profesionales de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) que se constituye sin ánimo de lucro al amparo de lo dispuesto en el artículo 7 de la Constitución de la República de Cuba, autofinanciada, con un perfil científico-profesional, que se basa en la más firme unidad de todos sus miembros en torno al proyecto social y el modelo económico impulsado por la Revolución Cubana (…)”

Ramón en su post cuestiona el carácter exclusivo de esta organización, en la que solo se admitirían profesionales de este sector y menciona además la reserva que esta causa, según él, en algunos profesionales, dado el adverso historial que tienen otras organizaciones profesionales en Cuba:

“(…) los beneficios de esa organización estarían condicionados a la membresía de la misma, excluyendo a los demás. ¿Qué pasa con los informáticos que no son asociados? ¿Qué pasa con los emigrados? ¿Qué pasa con los innovadores de otras ramas que crean soluciones basadas en tecnología? El éxito de esta propuesta es todavía incierto, causando reservas en una parte de los profesionales debido al fracaso de otras organizaciones profesionales cubanas.

Los beneficios e incentivos que se propongan para impulsar el desarrollo de las TICs deberían ser para todos los ciudadanos. Sin exclusividad de la profesión que se haya estudiado o se ejerza, e independiente de las organizaciones sociales a las que se pertenezca. La innovación y la creación de soluciones basadas en tecnologías dependen en mayor medida de expertos en el tema marco de cada solución, mucho más que de los técnicos informáticos en sí (…)”

Yo comparto la preocupación de Ramón en cuanto a lo relacionado con la membresía, pero lo que más me preocupa son las experiencias que hemos tenido con otras organizaciones de este tipo en nuestro país.

Podemos hacer un análisis de como los profesionales que forman parte de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) no ha logrado que la prensa deje de padecer los males que hoy la aquejan, de como de esta organización no ha salido un anteproyecto de Ley de Prensa/Medios , ni se exigido desde ella que en el Parlamento se lleve a debate y se apruebe una legislación sobre el tema. Otro caso es el de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba que, por poner un ejemplo, no les ha dado el apoyo necesario a los cineastas que desde hace años reclaman una Ley de Cine.

Repetir patrones verticalistas, desgastados, y poco funcionales en nuevas organizaciones no contribuirá a que se genere diálogo, consenso y soluciones al problema de este sector en Cuba.

Al igual que con otros temas, el debate sobre el desarrollo de las TIC, requerirá de una participación pujante de la sociedad civil. Para ello es necesario crear (o actualizar) el marco legal que le permita  a los profesionales del ramo y los ciudadanos interesados en estos temas dentro y fuera de Cuba, asociarse y contribuir en la elaboración de estrategias y políticas, así como en la solución de los inconvenientes que puedan surgir durante la implementación de estas.

Los modelos participativo, asociativo y democrático cubanos requieren, al igual que la economía, de una profunda actualización/reforma. Este es un tema ampliamente debatido que ha sido planteado por prestigiosos intelectuales y académicos , residentes en Cuba y fuera de ella, cercanos al gobierno u opuestos a este. Incluso, el propio gobierno ha declarado que es necesario transformar algunas leyes como la Carta Magna, la Ley Electoral y otras que se relacionan de alguna manera con el modelo de participación. Hasta ahora nadie sabe en realidad cuáles serán los cambios que pretenden introducirles a estas leyes, ni cuáles serán los niveles de consulta popular que los acompañarán. Lo cierto es que lo que hoy existe no le sirve a nadie y se convierte en obstáculo para el desarrollo, además del significado que adquiere esta situación cuando este análisis pasa por el tamiz de los derechos que deberíamos tener garantizados los Seres Humanos que habitamos la isla.

Como he mencionado en otras oportunidades, lo mejor que podemos hacer para edificar proyectos interesantes en este campo, y en otros, es observar lo que han hecho nuestros “vecinos” y adaptarlo a nuestra realidad. Hace unos meses buscaba información sobre estos temas y encontré el documento Bases para la Definición de la Agenda Digital ciudadana 2015-2020”, elaborado por organizaciones de la sociedad civil de Bolivia en el marco de las elecciones legislativas de 2014, con el objetivo de entregárselo a candidatos para puestos legislativos y ejecutivos. Bolivia quizás no sea el mejor ejemplo de políticas públicas en Latinoamérica y esto puede observarse cuando en ese propio documento se plantea que:


(…) Las TIC (Tecnologías de la Información y de la Comunicación) se han implantado en nuestro medio sin políticas públicas de largo plazo, sin un norte claro de inserción económica ni políticas de uso de las tecnologías para mejorar las condiciones de vida en Bolivia, podríamos decir que se han implantado “espontáneamente”, y así prosperan, promovidas esencialmente por una masa de público que al desconocer los principios y fundamentos de éstas, acepta el papel de usuario final pasivo e indefenso(…)

Sin embargo Bolivia si puede constituir un ejemplo de cómo los ciudadanos organizados en un ambiente participativo y democrático pueden generar e impulsar iniciativas innovadoras que ayuden desarrollar el sector TIC.

Continuar leyendo

La crisis migratoria y los profesionales

Estándar

 

Por Norges C. Rodríguez Almiñán.

Hace unos días alguien me comentó que en Costa Rica hay alrededor de 300 graduados de la Universidad de Ciencias Informáticas, que forman parte de los más de los más de ocho mil cubanos que hoy se encuentran varados en ese país centroamericano a la espera de continuar viaje a Estados Unidos. Esta misma persona me comentó además que desde hace varios meses, muchos de los profesionales graduados por esa universidad cubana se han radicado en países latinoamericanos como Bolivia, Ecuador o Paraguay y que allí trabajan para empresas de software o se desempeñan como “freelancer”.

Mucha de esta información no se puede confirmar porque no existen, de manera pública, datos (género, edad, profesión, etc.) de los cubanos varados en Costa Rica, ni tampoco de las comunidades de cubanos en el exterior. Lo que sí es un hecho –y para ello no hace falta hacer un censo- es que el país se está quedando sin su capital humano, ese que constituye su mayor recurso.

Esto no es un fenómeno de hoy, ha sucedido durante mucho tiempo y en cada una de las crisis migratorias que hemos vivido en los últimos cincuenta y tantos años. La diferencia de este momento es que la crisis actual sucede en medio de un proceso de reformas económicas (o actualizaciones) que emprendió el actual gobierno cubano en 2011 y que luego de casi un lustro no han mostrado resultados significativos y del que uno de sus objetivos principales debería ser lograr que nuestros mejores profesionales contribuyan a la salida de Cuba del adverso panorama económico por el que atraviesa.

Mucho se ha analizado por estos días sobre este tema, sobre las causas y las posibles soluciones y yo me he puesto a pensar en todo lo que desde dentro de Cuba se pudiera hacer para que cada vez menos personas, sobre todo profesionales, dejen de ver como única opción para llevar una vida digna y/o crecer profesionalmente, emigrar a otras tierras (no solo se está emigrando al país que tiene una la Ley de Ajuste para los cubanos).

El texto publicado hace unos días en el blog El catalejo de Rami, ofrecía algunas ideas sobre este tema. Ese post estaba enfocado en el tema de la creación de oportunidades para que los profesionales vinculados al mundo de las TIC pudieran emprender sus proyectos, para que Cuba se convirtiera en un “ecosistema” idóneo para empresas del sector tecnológico. No sé si el autor se dio cuenta del número de veces que en su texto hizo referencia al tema de la migración de profesionales de este sector, pero mientras lo leía fui marcando y encontré que lo hizo en más de diez ocasiones a pesar de que ese no era el tema principal del artículo.

En una parte del texto, cuando el autor menciona la importancia del talento, hace referencia a un fenómeno en el que empresas de la región Latinoamericana comienzan a considerar a los profesionales cubanos de este sector como una opción interesante:

(…) Al aprobarse la Ley Migratoria en Cuba se le abrió las puertas al Mercado Laboral de la región donde nuestros profesionales pueden buscar empleos más prometedores y mejor remunerados. Los empleadores de la región comienzan a considerar el Talento cubano como de alto valor. Esto ha provocado que las empresas y entidades cubanas tengan que competir en total [Desventaja] por los profesionales formados en nuestras propias fronteras(…)

Más adelante, en ese mismo texto, el autor propone algunas soluciones para frenar la salida del país de profesionales del sector TIC:

(…) Algunas propuestas que podrían contribuir a incentivar el Talento y frenar el éxodo de profesionales podrían ser:

Acceso seguro y privado a internet para todos los ciudadanos. La red de redes es la principal herramienta de trabajo en el mundo moderno. La creación de nuevos productos y servicios que beneficien la calidad de vida de la población está en manos de los profesionales IT, pero la validación del valor de uso de cada una de las soluciones depende de la experiencia de todos sus usuarios. A medida que la ciudadanía adquiera experiencia y habilidades en el uso de internet, su demanda y exigencias por mejores soluciones crecerán y será incentivo para la innovar hacia el futuro. (…)

Es evidente que para llevar a cabo estas propuestas es necesario realizar un rediseño de las políticas públicas relacionadas con el sector de las TIC en Cuba, pero también las que regulan la iniciativa empresarial. El autor propone además que se modifiquen las leyes que, mediante el aumento de la contribución fiscal, no incentivan la contratación de empleados en empresas de este tipo:

(…) Cuando un porciento importante de profesionales de las TICs emigra en busca de mejores empleos, frenar el crecimiento de empleados en cada negocio en el sector privado es totalmente absurdo. Promover el empleo de los profesionales de las TICs en emprendimientos de innovación parece el camino más razonable.

Hay talento dentro y fuera de Cuba para crear un gran ecosistema, pero es necesario crear programas de incentivo que les permita a los emprendedores asumir más empleados sin ser gravados con más impuesto. (…)

La imposibilidad de acceder a financiamiento nacional y extranjero, condicionado por una Ley de Inversión Extranjera y una política crediticia nacional que no está diseñada para estimular a este tipo de emprendimientos, es otro de los desafíos que enfrenta este sector y que estimula la emigración de los profesionales. Ramón en su post recalca esta idea cuando plantea que:

(…) Si las Startups nacidas en Cuba no encuentran financiamiento para crecer en los mecanismos nacionales, sencillamente saldrán a buscarlo fuera. Muchos países tienen regulaciones estimulantes para emprendedores extranjeros que son capaces de entrar en programas aceleradores reconocidos o de conseguir capital en fondos de inversión de sus países. En la mayoría de los casos se ofrecen Visas especializadas para la relocalización de la Startup y su equipo fundador (…)

Un análisis de este tipo pudiera realizarse también para otras profesiones, toda vez que el fenómeno de la falta de políticas acertadas para la retención de los profesionales en la isla afecta a arquitectos, abogados, periodistas, etc. Sin dejar de mencionar a maestros y médicos.

En los últimos días he escuchados algunos discursos que se vanaglorian de lo bien que andan los niveles de “pausas” y las cuotas de “prisas” que acompañan al proceso de transformación que vive Cuba. Pero creo que hay que observar con detenimiento las “prisas” de quienes hoy no quieren seguir viviendo en un país que para ellos no se mueve y sienten además que no tienen la posibilidad de participar en la transformación de la realidad que le circunda, porque el modelo participativo que impera por acá les limita esa posibilidad a la mínima expresión. Pero esto último, la participación ciudadana, será tema de un próximo post y estará relacionado con el mundo de las TICs , a partir de algunas ideas leídas en el blog de Rami.

DONACIÓN PARA BLOG

Estándar

Por Norges C. Rodríguez Almiñan

En Cuba no se pueden usar plataformas de pagos como Paypal, por ejemplo, por la restricciones que impone el gobierno de Estados Unidos a la isla. Por otro lado el acceso a Internet es uno de los mas caros del mundo, lo que limita las posibilidades de conectarse .  Teniendo en cuenta lo anterior, se me ha ocurrido una idea que puede sortear ambas restricciones: Si alguien quisiera hacer alguna contribución al blog  puede hacerlo  donando  “horas de conexión” a través de la recarga a la cuenta: norges14@nauta.com.cu usando la página http://www.ding.com.