¿Que es la Sociedad Civil?

Estándar

bandera-cubana

El término sociedad civil, como concepto de la ciencia social, designa a la diversidad de personas que, con categoría de ciudadanos y generalmente de manera colectiva, actúan para tomar decisiones en el ámbito público que consideran a todo individuo que se halla fuera de las estructuras gubernamentales.

La sociedad civil se concibe como el espacio de vida social organizada que es voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado y limitada por un orden legal o juego de reglas compartidas. Involucra a ciudadanos actuando colectivamente en una esfera pública para expresar sus intereses, pasiones e ideas, intercambiar información alcanzando objetivos comunes.

Tomado de Wikipedia

¿Me corrieron una máquina?

Estándar

Un supuesto oficial de inmigración me acaba de llamar por un móvil que no registra la guía de ETECSA para que me presente en una supuesta oficina que tiene esta dependencia del Estado Cubano en el Vedado, para informarme de un supuesto problema con mi pasaporte. Yo voy a asumir que es una “máquina” que alguien me corre, porque en primer lugar este tipo de notificación no se hace por teléfono y menos en esa para que me presente a esa dirección teniendo en cuenta que yo estoy supuestamente está registrado en Santiago de Cuba.

Todo esto ocurre cuando me encuentro realizando los trámites para viajar a la Cumbre de las Américas en Panamá.

La llamada la recibí mientras me encontraba en la Embajada de Panamá en estos menesteres y saliendo de ella en 5ta y 24 una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria nos detiene a mi, a mi pareja y a una amiga para pedirnos nuestras documentaciones por una supuesta alteración del orden (en 5ta y 24) que hubo en la zona, luego se comunican por radio y resulta que todo estaba bien.

¿Les parece extraño?

Pues a mi me parece extrañisimo

No han venido verme aun pero …

Estándar

 

clip_image002

Foto: Taylor E. Torres Escalona

Por: Norges C. Rodríguez Almiñán.

Desde que empecé con esto del blog hace ya casi 2 años, vivo esperando que vengan a visitarme. Tengo hecho hace mucho tiempo un post que titulé “Me vinieron a ver” y que a modo de planilla tiene algunos campos en blanco con la intención de rellenarlos llegado el momento:

Siendo las _____ horas del día ___ del mes de ___________ de 201_, ha venido, finalmente, a verme el compañero ______________________________, con carnet de identidad # ________________________, miembro del Departamento __________________ , perteneciente al Comité de Base o Núcleo _______________ y con número de chapilla (si aplica) _____________

Así iniciaría aquel post que nunca he escrito pero que tenía preparado por las mil historias que me han hecho de otros blogueros a los que han ido a visitar.

Aun esos personajes oscuros no se han personado, no cara a cara, pero rondan como tiñosas, con todo el respeto que merece el ave, a mí alrededor.

Ya comenté hace unos días en mi perfil de Facebook las circunstancias extrañas y los motivos vanos por los que se me cerró el contrato trabajo en el Instituto Superior de Arte, justo luego de que cuestionara un calamitoso material audiovisual trasmitido por TeleSur sobre el acceso a internet en Cuba y luego de que además le preguntara al vicepresidente cubano porque no ofrecía fechas exactas para el acceso internet. Imagino que existan muchos más motivos que estos dos últimos, posiblemente tenga un cúmulo de “indisciplinas” anotadas en algún expediente acumulativo, como aquel de cuando éramos estudiantes, pero aun no las conozco e imagino que nadie me lo ha mostrado por la falta de argumentos sólidos que no vayan más allá de lo que alguien considera incorrecto.

Lo lamentable de la historia es el daño que le siguen haciendo al país cuando asumen, de la misma manera que en la década del 70 con su desafortunado quinquenio, el hecho de tener una opinión crítica y cuestionar la realidad como algo incorrecto y punible.

Lo peor, lo más triste de todo, es como se sigue profesando e incentivando el culto a la doble moral y como esta se aplica como modo de vida y algunos cubanos (un diplomático, un parlamentario, un intelectual o un pasajero de la ruta P1 de ómnibus urbanos) en pos de no perder sus puestos y privilegios de limosnas, faltan a sus principios, se dejan someter por el poder y todo lo putrefacto que a este le rodea.

Pero en esta historia no vale la pena cuestionar a nadie, al final y aunque algunos no lo noten, todos (hasta las tiñosas) son víctimas, son pacientes aquejados de ese síndrome con nombre de ciudad nórdica.

Estos hechos solo vienen a confirmar lo que ya sabía y tanto me duele de mi país.

Entonces amigos lectores nada cambia por aquí, seguiré saliendo (cada vez que encuentre donde conectarme) a la manigua virtual con la seguridad (no con aquella que ustedes conocen y detestan tanto como yo) de que la Patria me contempla con un orgullo del carajo.

clip_image004

Cuba, internet y el cuento de nunca acabar

Estándar

foto etecsa
Por: Norges C. Rodríguez Almiñán.
Hace 3 años llegó a mis manos información sobre un levantamiento que realizaba la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) para determinar el mercado potencial de Trasmisión de Datos e internet en el país.
El documento “Indicaciones para la Cuadriculación de la Red de Datos a nivel de Consejo Popular” es emitido el 8 de marzo de 2012, a poco más de un año de la llegada a Cuba, procedente de Venezuela, del cable de fibra óptica ALBA1 y en medio del silencio mediático sobre el tema.
El objetivo principal era realizar un levantamiento del mercado potencial con el objetivo de preparar las condiciones para una posible comercialización del servicio de internet y Trasmisión de Datos en los hogares y en el sector estatal y comercial.
Para ello se tomarían en cuenta por un lado las condiciones técnicas para brindar el servicio y por lado se consideraron los posibles usuarios del mercado potencial atendiendo a criterios como el tráfico telefónico internacional de entrada y salida tanto en la telefonía móvil como en la fija (clientes que llaman o reciben llamadas internacionales con regularidad), los trabajadores no estatales (restaurantes, cafeterías, casas de alquiler, etc.) y los hogares donde existieran “familiares residentes en el exterior”.
El próximo 16 de abril habrán pasado tres años de la fecha en la que debió terminarse ese estudio y tanto ETECSA como el gobierno cubano no dan aun señales de que el acceso a internet llegará pronto a los hogares del país.
¿Para que se realiza este tipo de estudio, con la urgencia de terminarlo en poco más de un mes, si luego, después de treinta seis meses, no llega el mencionado despliegue?
El Vicepresidente cubano Miguel Diaz-Canel pronunció un discurso hace unas semanas en el que planteó que internet es un derecho y que el gobierno al cual él pertenece tiene la voluntad de que en Cuba sea respete dicho derecho. Pero sus argumentos se derrumban cuando se constata todo el misterio y el secretismo que envuelve el tema, los retrasos que aparecen una y otra vez y las promesas de acceso masivo a la red de redes irrespetadas por los funcionarios de ETECSA y por quienes dirigen el país.
Y es que la historia no es nueva, en 1996 Carlos Lage Dávila afirmaba:
“están creadas las condiciones técnicas y el marco de regulaciones propicio para que nuestro país logre el pleno acceso a los servicios de Internet, optimizando sus beneficios y minimizando los riesgos que de ello se derivan” [1]
Da la impresión que, con este tema, los gobernantes cubanos juegan con el pueblo a esos juegos, en el que los adultos le cuentan a los niños (y aquí las analogías están más que justificadas) cuentos de nunca acabar, como aquel de “La buena pipa”.
¿Quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
-si
Yo no te digo que “si” ¿qué si quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
-Pues no, háblame de las promesas de acceso internet
Yo no te digo que … acceso a internet, yo te digo ¿qué si quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
Aunque a veces yo parezca repetitivo (quizás para contrarrestar el repetitivo cuento de los “adultos”) sigo asegurando a todo el que me pregunta –y al que no pregunta también se lo digo- que el problema del acceso a internet en Cuba está muy condicionado por el miedo (pánico) que tienen los gobernantes a cubanos informándose más allá de lo que ofrece la prensa oficial, creando contenido diferente al que ofrece esa misma prensa, pero sobre todo -y esto parece ser lo más aterrorizante- el pavor a personas interconectadas, creando redes y asociaciones sin que medie el espacio físico, ni una legislación que aun cuando resulta incoherente y amañada lleva años “congelándose” en el Ministerio de Justicia, sin que nadie pueda usarla.

Pero yo sigo con mi optimismo y creyendo que el sentido común se apoderará de quienes tienen que tomar decisiones.
A continuación adjunto el documento que guardé durante 3 años, descárguelo aqui

[1] ¿Cómo acceder a Internet en Cuba? Editora Política, La Habana 1998. p. 18.