Cuba, internet y el cuento de nunca acabar

Estándar

foto etecsa
Por: Norges C. Rodríguez Almiñán.
Hace 3 años llegó a mis manos información sobre un levantamiento que realizaba la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) para determinar el mercado potencial de Trasmisión de Datos e internet en el país.
El documento “Indicaciones para la Cuadriculación de la Red de Datos a nivel de Consejo Popular” es emitido el 8 de marzo de 2012, a poco más de un año de la llegada a Cuba, procedente de Venezuela, del cable de fibra óptica ALBA1 y en medio del silencio mediático sobre el tema.
El objetivo principal era realizar un levantamiento del mercado potencial con el objetivo de preparar las condiciones para una posible comercialización del servicio de internet y Trasmisión de Datos en los hogares y en el sector estatal y comercial.
Para ello se tomarían en cuenta por un lado las condiciones técnicas para brindar el servicio y por lado se consideraron los posibles usuarios del mercado potencial atendiendo a criterios como el tráfico telefónico internacional de entrada y salida tanto en la telefonía móvil como en la fija (clientes que llaman o reciben llamadas internacionales con regularidad), los trabajadores no estatales (restaurantes, cafeterías, casas de alquiler, etc.) y los hogares donde existieran “familiares residentes en el exterior”.
El próximo 16 de abril habrán pasado tres años de la fecha en la que debió terminarse ese estudio y tanto ETECSA como el gobierno cubano no dan aun señales de que el acceso a internet llegará pronto a los hogares del país.
¿Para que se realiza este tipo de estudio, con la urgencia de terminarlo en poco más de un mes, si luego, después de treinta seis meses, no llega el mencionado despliegue?
El Vicepresidente cubano Miguel Diaz-Canel pronunció un discurso hace unas semanas en el que planteó que internet es un derecho y que el gobierno al cual él pertenece tiene la voluntad de que en Cuba sea respete dicho derecho. Pero sus argumentos se derrumban cuando se constata todo el misterio y el secretismo que envuelve el tema, los retrasos que aparecen una y otra vez y las promesas de acceso masivo a la red de redes irrespetadas por los funcionarios de ETECSA y por quienes dirigen el país.
Y es que la historia no es nueva, en 1996 Carlos Lage Dávila afirmaba:
“están creadas las condiciones técnicas y el marco de regulaciones propicio para que nuestro país logre el pleno acceso a los servicios de Internet, optimizando sus beneficios y minimizando los riesgos que de ello se derivan” [1]
Da la impresión que, con este tema, los gobernantes cubanos juegan con el pueblo a esos juegos, en el que los adultos le cuentan a los niños (y aquí las analogías están más que justificadas) cuentos de nunca acabar, como aquel de “La buena pipa”.
¿Quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
-si
Yo no te digo que “si” ¿qué si quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
-Pues no, háblame de las promesas de acceso internet
Yo no te digo que … acceso a internet, yo te digo ¿qué si quieres que te haga el cuento de la buena pipa?
Aunque a veces yo parezca repetitivo (quizás para contrarrestar el repetitivo cuento de los “adultos”) sigo asegurando a todo el que me pregunta –y al que no pregunta también se lo digo- que el problema del acceso a internet en Cuba está muy condicionado por el miedo (pánico) que tienen los gobernantes a cubanos informándose más allá de lo que ofrece la prensa oficial, creando contenido diferente al que ofrece esa misma prensa, pero sobre todo -y esto parece ser lo más aterrorizante- el pavor a personas interconectadas, creando redes y asociaciones sin que medie el espacio físico, ni una legislación que aun cuando resulta incoherente y amañada lleva años “congelándose” en el Ministerio de Justicia, sin que nadie pueda usarla.

Pero yo sigo con mi optimismo y creyendo que el sentido común se apoderará de quienes tienen que tomar decisiones.
A continuación adjunto el documento que guardé durante 3 años, descárguelo aqui

[1] ¿Cómo acceder a Internet en Cuba? Editora Política, La Habana 1998. p. 18.

Elephantidae

Estándar

11003147_859434167448795_383465993_o

Los elefantes o elefántidos (Elephantidae) son una familia de mamíferos placentarios del orden Proboscidea. Antiguamente se clasificaban, junto con otros animales de piel gruesa, en el orden, ahora inválido, de los paquidermos (Pachydermata). Existen hoy en día tres especies y diversas subespecies. Entre los géneros extintos de esta familia destacan los mamuts.

Continuar leyendo

Internet cubano al jengibre

Estándar

 

Como-cultivar-jengibre-en-casa-3

Por Norges C. Rodríguez Almiñán

Salir a la Manigua | En cadenas vivir es vivir en afrenta y oprobio sumido<!–

El lunes 16 de febrero el programa Atomun del canal multinacional Telesur se hizo eco de la llegada de los servicios de la empresa Netflix para los usuarios cubanos.

El conductor hizo una explicación sobre la empresa, su historia, los servicios que brinda y del contexto en el que la misma realiza el anuncio de su llegada a Cuba. También mencionó como dicha experiencia “puede dejar al descubierto el interés de los empresarios de Estados Unidos de ingresar en un mercado totalmente virgen en el tema de las  Telecomunicaciones”. Por otro lado comentó que el anuncio ocurre luego que Obama anunciara el año pasado la eliminación de restricciones para que empresas de Telecomunicaciones puedan invertir en Cuba y de cómo el gobierno cubano asegura que “las propuestas de Washington en este ámbito tiene un claro objetivo de influencia política”. Para argumentar lo anterior el programa se auxilió de un reportaje que realizó un reportero (Alien Fernández) en La Habana en el que entrevistan a Raúl Capote, quien cuenta su experiencia como agente doble (de la CIA y de la Seguridad del Estado), al ingeniero y periodista (así lo presentó el canal) Iroel Sánchez que explica lo desigual que es el acceso a internet en el mundo y al funcionario del Ministerio de Comunicaciones Carlos del Porto que aseguró que Cuba no es enemiga de Internet.

Este televidente se quedó esperando la versión de quienes tenían una opinión diferente a la de los entrevistados (una práctica que debería ser normal cuando el periodismo pretende ser objetivo e imparcial), pero tuvo que conformarse con que al final del reportaje el reportero Alien Fernández se preguntara si el acceso a internet que anunció Obama para empoderar al pueblo cubano “significará el abastecimiento tecnológico a unos pocos actores fabricados durante años para destruir la Revolución”.

Es preocupante ver materiales de este tipo en medio de un contexto en el que el país debería encaminarse a la normalidad en lo que a conectividad se refiere, sobre todo por lo cercano al gobierno que son los entrevistados en este material y se infiere que nada de lo que allí plantearon estos señores se dijo de manera inconsulta.

La política de Estados Unidos ha sido torpe con el tema Cuba (y esto lo ha reconocido el propio Obama) y lo ha sido, entre otras cosas, por aportarle justificaciones al actual gobierno para justificar ineficiencias y validar violaciones de derechos ciudadanos (como la libertad de expresión y el acceso a la información) basado en una lógica de la “plaza sitiada”.

Los argumentos más utilizados por el gobierno cubano para justificar la falta de acceso a internet han sido la imposibilidad de acceder al mercado de Telecomunicaciones de EUA. Esta justificación siempre fue ilegítima, sobre todo después del “cable de Venezuela” y  se derrumba a partir de los sucesos del 17 de diciembre de 2014 con las medidas de la administración Obama. La situación actual muestra indicios de atrincheramiento en el gobierno cubano, de búsqueda de un nuevo enemigo para validar lo que quizás se convierta en un nuevo capítulo de verticalismo y autoritarismo en el que se restringa el acceso a internet a pesar de las facilidades que pudiera ofrecer esta nueva realidad.

Y algo de eso se vislumbra cuando los medios de prensa anuncian por estos días, con un entusiasmo desmedido, el I Taller Nacional de Informatización y Ciberseguridad de la Sociedad y la creación de una organización que agrupará a profesionales de las Tecnologías de la Informáticas y las Comunicaciones (TICs). Todo parece indicar que allí se reunirán los “expertos” y “decidirán” cuales serán las bases de la “política para la informatización del país y las prioridades en este sentido”.

Nuevamente se confirma la falta de voluntad del gobierno cubano de tomar decisiones de manera horizontal. Si uno hace abuso de la perspicacia puede suponer que la convocatoria a este taller y la creación de esta organización son maneras de evitar que los ingenieros de las TICs en Cuba intenten exigir “desde abajo”, tal y como han hecho los cineastas, regulaciones que rijan el acceso a internet y se le exija a al legislativo cubano la aprobación de una Ley de Telecomunicaciones que desde 2011 no acaba de llegar. Por otro lado y por la importancia que tiene este tema para todos los sectores de la sociedad nadie debería quedar excluido de los debates.

Abusando aun más de la perspicacia, uno puede llegar a la conclusión de que (a partir de la historia aun no contada del cable de fibra óptica de Venezuela en 2011 hasta los precios prohibitivos en las salas de navegación en 2014 pasando por las promesas incumplidas de internet en los hogares o a través de redes inalámbricas) el gobierno cubano pretende desplegar un tipo de acceso a internet (y lo mismo se avizora en lo económico y político) al estilo Chino o “Internet cubano al jengibre” como lo calificara un buen amigo haciendo clara alusión a uno de los ingredientes más usados en la cocina China. Sería lamentable que los referentes sean esos y más lamentable aun que quienes dirigen el país valoren más el peligro que según ellos supone liberar el acceso a internet, que el daño que le hacen al futuro del país y a las generaciones que vienen.

Yo tengo fe y no porque crea en quienes deciden los destinos del país. Tengo fe en la gente, tengo fe en que seamos capaces de sacudirnos tanta modorra y ese temor que no nos deja comportarnos como ciudadanos y que en este tema como en otros logremos cambiar las cosas, “desde abajo”, desde la sociedad civil.

Nada de  Internet cubano al Jengibre, espero que, en todo caso, logremos una que se parezca más a la  “yuca” y mojo”.

Estimados Cedersitas: Vianda liberada y pellejo sin grasa

Estándar

20140927_194723

 

Por: Norges Carlos Rodríguez Almiñán.

Mucho se ha dicho, a favor o en contra,  sobre los Comité de Defensa de la Revolución en los últimos tiempos. Algunos creen que la organización de masas está obsoleta, que no se ajusta a la nueva sociedad cubana por lo que debe ser eliminada. Otros plantean que debe reinventarse para adaptarse a las nuevas realidades y o tro grupo cree que está muy bien, que no hay nada que cambiar. Continuar leyendo