Un año después

 

clip_image002

Por: Norges C. Rodríguez Almiñán

Hace doce meses [1] publiqué por primera vez en este blog, pero a veces me pongo a pensar en cómo llegué hasta aquí y la memoria me lleva mucho más atrás.

Siempre fui un tipo de números, las letras nunca fueron mi fuerte, las ciencias exactas se me daban bien mientras que las otras las sacaba porque estaban en el programa (las sacaba bien, pero no me gustaban). Recuerdo que tenía, y todavía es así, una caligrafía pésima y me resultaban fastidiosas tantas reglas y conceptos que debía aprender de memoria, a pesar de todo eso me gustaba un mundo la lectura, de la mano de mis padres llegué a la literatura pero sobre todo a una colección de revistas que había en casa: “Bohemia”, “Caimán Barbudo”, “Revolución y Cultura”, “Tiempos Nuevos” (de los años de Glasnost y Perestroika), “Correo de la UNESCO” y otras que no recuerdo y que lamentablemente han ido desapareciendo. También escuchaba mucha radio, la cubana pero sobre todo en la que venía de más lejos. La Onda Corta me acompañó por esos años, escuchaba Exterior de España, Nederland, alguna colombiana o venezolana y aquella que violaba, y aun lo hace, tratados internacionales y para la que llenamos (no sé porque uso el plural acá) las ciudades de antenas interferentes en lugar de elaborar una política comunicacional creíble, coherente y aterrizada.

Leer más »

Anuncios

El General Antonio

10315-fotografia-g

Por Norges C. Rodriguez Almiñan

Por estos días me encuentro sumergido en la lectura de dos textos, el primero una biografía del Titán de Bronce que escribiera magistralmente Raúl Aparicio: “Hombradía de Antonio Maceo y el segundo, que llegó hace poco a mis manos”, es la novela de Leonardo Padura: “El hombre que amaba a los perros”.

Cercano como está todavía, el aniversario del natalicio del Titán de Bronce se impone entonces que el post de hoy se lo dedique a él. Sin desdeñar en un futuro cercano un análisis del volumen del premio nacional de Literatura.

Leer más »

Salir a La Manigua

17229-fotografia-g

Por Norges C. Rodríguez Almiñán

Salir a la manigua, para defender sus derechos fue la opción que tomaron aquellos que en 1868 acompañaron a Céspedes y  Agramonte en sus empeños independentista y emancipadores. Y que a lo largo de los años continuaron Maceo, Martí y otros. Pero hoy a siglo y medio de distancia la manigua es otra y salir a ella significa defender nuestra identidad, nuestra cultura, nuestros valores y nuestra historia. Significa favorecer los sentimientos nacionalistas y patrióticos en la sociedad, sobre todo en los jóvenes, en momentos en que nos invaden una serie de anti-valores y de seudoculturas que tienen  una fuerte tendencia a establecerse como norma.

Leer más »