Fingiendo Conducta II

 

clip_image001

Por Norges C. Rodríguez Almiñán

Conducta avivó el debate sobre la sociedad, la educación y el futuro de la nación. A mí me hizo pensar en todo eso pero también en los comportamientos duales que proliferan en nuestra sociedad y de los que prometí comentar en el post anterior.

Acá muchos fingen, lo hace el que exige “trabajar duro” y tiene garantizado un grupo de servicios básicos y otros no tan básicos que son financiados con el “poco esfuerzo” de los que a diario trabajan “flojo” y lo que reciben a cambio apenas alcanza para los servicios más primordiales.

El médico al que le inquietan ciertas cosas del país o de su centro de trabajo y se encuentra a la espera de una misión al extranjero tiene que fingir y callar, porque corre el riesgo de que se le malogre la única oportunidad de mejorar su casi siempre precaria situación económica.

También finge el deportista que dedica a alguien un triunfo (práctica que por suerte ha ido desapareciendo) y a la vez prepara las condiciones para emigrar (desertar está en desuso) en un próximo viaje en busca de la cúspide de su carrera deportiva.

Leer más »

Anuncios

Fingiendo Conducta I

clip_image001

Por: Norges C. Rodríguez Almiñán

Todos hablan de Conducta la última película de Ernesto Daranas, en la calle, en la cola de la guagua, en la del pan y la inmensa cola del pollo de 17 Onzas. En internet también se comenta, en el Facebook, en el Twitter, lo mismo Yoani que Yoandri (figura y contrafigura), los realizadores opinan, también los críticos, algunos hallan sorprendentes paralelos con sus vidas, el Granma dio su parecer y El Nuevo Herald igualmente lo hizo, cada uno en su orilla y/o trinchera, pero lo más interesante es que todos coinciden, y es muy bueno eso, en sus valores estéticos, en lo necesaria que es la película para auto examinarnos como sociedad y que es ya una de las más importantes en la historia de la cinematografía cubana.Leer más »

¿Donde está Teresa?

 

clip_image002

Alguien me habló por estos días de Desnoes, de Sergio y de Titón y la volví a ver por enésima vez, es increíble como no se pone vieja, como no acaba de envejecer “Memorias del Subdesarrollo”. Es de esas películas que veo una y otra vez,  ya memorizo los diálogos de tanto escucharlos:

¿He cambiado yo o ha cambiado la ciudad?

Todo sigue igual, aquí todo sigue igual, así de pronto parece una escenografía, una ciudad de cartón … El Titán de Bronce, Cuba libre e independiente ¿Quien iba a sospechar todo esto? Sin el águila imperial ¿Y la paloma que iba a mandar Picasso? Muy cómodo eso de ser comunista y millonario en Paris.Leer más »